jueves

Televisión Digital Terrestre


El 30 de junio de 2009, 29 municipios de Las Palmas vivirán el llamado apagón analógico, pasando de este modo a recibir de forma exclusiva la señal de televisión a través de la Televisión Digital Terrestre. Más de 900.000 grancanarios se verán afectados por este primer cese de emisiones, y en toda España, más de cinco millones de ciudadanos dejarán de ver la televisión en analógico.

Agaete, Agüimes, Arrecife, Artenara, Arucas, Firgas, Gáldar, Haría, Ingenio, Mogán, Moya, La Oliva, Las Palmas de Gran Canaria, San Bartolomé, San Bartolomé de Tirajana, La Aldea de San Nicolás, Santa Brígida, Santa Lucía de Tirajana, Santa María de Guía, Teguise, Tejeda, Telde, Teror, Tías, Tinajo, Valleseco, Valsequillo de Gran Canaria, Vega de San Mateo y Yaiza son las poblaciones insulares que se encuentran dentro de la Fase I del Plan Nacional de Transición (PNT). Así, en apenas cuatro meses se sumarán a cientos de municipios de toda España donde la señal analógica dejará de recibirse definitivamente.

Dada la proximidad de este primer apagado, en muchos de estos municipios se ha iniciado esta misma semana una campaña de concienciación en la que se está entregando información sobre la TDT. Bajo el lema “La TDT se adelanta en tu localidad”, los folletos repartidos por los hogares recuerdan los pasos necesarios para llevar a cabo correctamente la transición y ofrecen una breve descripción de las ventajas de la TDT frente a la televisión analógica.

Precisamente una de las actuaciones fundamentales para poder recibir la Televisión Digital Terrestre es la adaptación de las antenas colectivas. Los edificios que disponen de este tipo de sistemas de recepción colectivos deben, en la mayoría de los casos, realizar una adecuación de los mismos, lo que supone una inversión tanto de tiempo como de dinero.

Andrés Armas, director general de Impulsa TDT, recuerda a este respecto que “es necesario acelerar el ritmo de instalaciones, muy especialmente en los edificios situados en poblaciones afectadas por el cese de emisiones el 30 de junio. La lentitud en la adaptación de las antenas es un riesgo potencial para la TDT: Dado el tiempo que requiere llevar a cabo la adecuación existe la posibilidad de que se generen cuellos de botella que impidan el correcto ajuste de todos antes de la fecha límite”.

Impulsa TDT calcula que en toda España aún restan unos 60.000 edificios por adaptar sus sistemas de recepción en las localidades de la Fase I. Edificios que en muchos casos, disponen de instalaciones muy antiguas, en las que la necesidad de la adaptación es completa o incluso requieren de un cambio total del cableado. “Por ello se hace más necesario, aún si cabe, que se inicien de manera inmediata este tipo de actuaciones” afirma Armas.

Plan Nacional de Transición

El PNT, aprobado por el Consejo de Ministros el 7 de septiembre de 2007, estructura de forma gradual en el tiempo y en el espacio el tránsito del sistema analógico al digital. Este plan, divide el territorio nacional en 90 proyectos de transición y determina la fecha de apagado para cada una de las cuatro fases en la que se ha vertebrado la transición a al TDT en nuestro país.

El 30 de junio de 2009 se producirá el cese definitivo de emisiones de la Fase I, con lo que, aproximadamente el 11,6% de los españoles, unos cinco millones de personas dejarán de ver la televisión en analógico y pasarán a recibir únicamente la señal de la TDT. Así pues, en menos de cuatro meses los miles de hogares de más de 1.300 municipios de toda España habrán dado el salto definitivo a la nueva televisión y sólo podrán sintonizar sus programas favoritos a través de la TDT.

La transición a la TDT comenzó en España en noviembre de 2005, fecha oficial de su relanzamiento. Desde entonces y hasta día de hoy la Televisión Digital Terrestre no ha parado de crecer, batiendo récords de ventas de equipamiento y audiencia mes a mes. Los últimos datos confirmaban que en estos momentos reciben la TDT el 47,3% de los hogares, el número de sintonizadores TDT vendidos supera los 15 millones y la cuota de pantalla se sitúa en torno al 24%.